Escrito por : Juan M. Gil martes, 8 de abril de 2014



Hoy he leído dos entradas muy interesantes que tratan sobre un mismo tema: las ventajas e inconvenientes de la evaluación entre pares (peer assesment) en los MOOC (en #ABPmooc_intef, en Hack Education).

Y es que este es un tema muy recurrente que, tras entregar la primera actividad en un curso de este tipo, se discute en foros y redes sociales. La desilusión es general: gente que se esforzó mucho en hacer su actividad ve como nadie presta la debida atención a sus esfuerzos; otros, que dedicaron horas a examinar las actividades de otros y párrafos a comentarlas ven que con ellos no se han portado igual. Las malas experiencias en la primera andanada de evaluaciones de un MOOC inevitablemente repercuten en nuestra motivación (recordemos que apenas un 10% de los estudiantes finalizan con éxito este tipo de cursos).

Habiendo participado en cursos de diversas plataformas, puedo decir que el feedback que se recibe de estas actividades deja mucho que desear, puedes encontrarte de todo y, si empiezas a recibir críticas tan negativas que huelen a troll o tan positivas que denotan una falta de profundidad, ¡no pierdas la fe!

Por suerte, muchas plataformas y los profesores que las utilizan no dan demasiado peso a la nota obtenida en este tipo de evaluaciones. En los cursos en que estoy participando de Miríada X, de hecho, no le dan ningún valor a la nota numérica, por lo que nuestra aproximación a estas debe ser con un interés más allá del numerito.

Personalmente,

Me lo tomo como una oportunidad de aprendizaje
Toni Solano ha dicho que se puede aprender bastante de las evaluaciones que nos hacen estos "pares desiguales". Además, considero que lo más interesante es el ejercicio que yo hago al evaluar a otros: no es un favor que hago a los compañeros o al profesor, sino más bien una oportunidad de ver otros planteamientos y de sugerir mejoras o cambios al trabajo de otros.

Cada vez que corrijo uno de estos ejercicios, es como si lo volviera a resolver por mi cuenta.

Comparto con la comunidad
Si crees que has puesto un gran esfuerzo en tu actividad y que este no se ha visto correspondido en las evaluaciones recibidas, aprovecha para compartirlo en el foro del curso o mediante las redes sociales.

En muchos MOOC se forman grupos de estudio con gente que tiene intereses similares o se crean #hashtags para presentar cada actividad en Twitter. ¡Y no descartemos hacer un blog para recoger nuestra experiencia en el curso!

Este es también un método ideal para buscar algún tipo de mediación: si creo que he recibido una valoración injusta, la comparto junto a mi actividad y a ver qué opina la comunidad.

Implico a mi entorno
Aunque la comunidad de estudiantes de los MOOC en las redes sociales son fuente de muchas valoraciones y puntos de vista variados, no nos olvidemos de aquellos a los que tenemos más cerca. La familia, amigos y compañeros de trabajo también son un apoyo en el aprendizaje.

Si podemos hablar con ellos de las noticias o de nuestra serie de televisión favorita, ¿por qué no vamos a poder tener una conversación sobre el proyecto en el que estamos trabajando o la lectura que hemos hecho recientemente en un curso? Estos otros comentarios son ideales para aportar algo de "frescor" al estudio y para no tirar la toalla a medio curso.

¡Ánimo a todos con el siguiente módulo de vuestro MOOC!


Deja un comentario

Suscríbete al blog | Suscríbete a las respuestas

También en twitter

- Copyright © la tiza y las tic -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -